PRIMEROS AUXILIOS

Descubrí qué hacer en caso de accidentes menores, y cómo tratar y curar heridas menores de una manera rápida y eficiente.

ACERCA DE

Primeros Auxilios - Primeras acciones

¿Tienes en casa un botiquín de primeros auxilios bien equipado?

Los accidentes pueden suceder, y cuando lo hacen es muy importante mantener la cabeza fría, pues no todas las personas están acostumbradas a ver sangre. Algunas veces algo tan inofensivo como cortar vegetales en la cocina puede provocar una herida profunda que sangre de manera abundante.
Es importante saber cómo reaccionar y tener un botiquín de primeros auxilios bien equipado en casa y en el auto, esto te ayudará a estar bien preparado.

NO PODÉS PREVENIR LOS ACCIDENTES, PERO PODÉS TENER SIEMPRE A LA MANO UN BOTIQUÍN DE PRIMEROS AUXILIOS BIEN EQUIPADO

8 Reglas de Oro de los Primeros Auxilios

01

Mantené la calma.

Revisá si los alrededores son seguros, no te expongas a ti ni a la persona herida a un riesgo mayor.

02

03

Determiná si vos o la persona lastimada necesitan atención médica, y si no estás seguro es mejor que pidas ayuda.

Tranquilizá a la persona herida, si está en shock o gravemente herida tratá de mantenerla cálida. Quédate con ella, mantenela cómoda pero sin moverla si sospechas que está lastimada de la espalda o el cuello. Si es así, solicitá atención médica.

04

05

Decile a los médicos expertos toda la información acerca del accidente y todos los síntomas que hayas observado. Si es que conocés la información, comentale de las alergias que presente la persona herida, su grupo sanguíneo, vacunas, medicamentos o enfermedades. Toda esta información será de gran utilidad.

Lavá tus manos antes de curar cualquier herida, y utilizá guantes desechables para protegerte y para prevenir infecciones.

06

07

Limpia cuidadosamente la herida, eliminando cualquier tipo de polvo o suciedad. Utiliza un paño de algodón limpio y seco, o enjuágate con agua fría. Después secá muy bien la herida antes de colocar una curación limpia.
No retires objetos adheridos a la piel, deja el trabajo en manos de una enfermera o médico.

Mantené actualizado y completo tu botiquín de primeros auxilios. No olvidés reemplazar cualquier artículo que utilices y revisá regularmente la fecha de venciemiento
Revisa la lista de sugerencias de Curitas (Soluciones) o bien, inspírate aquí.

08

¿Cuándo necesito ir al médico? El mejor momento para buscar asesoría médica.

La mayoría de las heridas menores y moretones pueden tratarse de manera efectiva con un botiquín de primeros auxilios. (Ver: Tratamiento).
Pero, ¿cómo saber qué hacer si una herida necesita de atención más especializada?

Te recomendamos contactar a un médico en las siguientes circunstancias:

  • Si la herida es profunda y el sangrado es abundante.
  • Si la herida presenta signos de infección, como enrojecimiento, temperatura local, dolor e inflamación.
  • Si tiene adheridos objetos externos.
  • En caso de una mordida de una animal o de otra persona, o en caso de que haya contacto con sangre de algún animal.
  • Si la herida se encuentra en el área del rostro.
  • Si la vacuna para el tétanos es insuficiente.
  • Y por supuesto, ante cualquier duda o situación incierta.

Recomendación: Buscá asesoría médica en caso de problemas para respirar, pérdida de la consciencia, una herida profunda acompañada de pérdida abundante de sangre, una quemadura severa, si sospechas de alguna fractura o hueso roto, un paro cardíaco, una reacción alérgica severa, una mordedura de víbora, de otro animal o de alguna persona, envenenamiento, shock severo o cualquier otra condición que pudiera empeorar rápidamente.


TRATAMIENTO

La regla de oro para tratar heridas menores:

Limpieza

Lavá tus manos y revisá si la herida también necesita ser lavada. En caso de que presente objetos adheridos a la piel (arena, vidrio, etc.), retiralos con un paño limpio y seco, o lavá bien la herida con agua fría.

Desinfección

En el mercado existen productos y sprays antisépticos que ayudan a desinfectar los raspones y heridas menores. Consultá a tu médico para que te de la mejor sugerencia.

Protección

Para elegir la curación adecuada: Decidí si necesitás un apósito o un vendaje más formal.
Curitas te ofrece una amplia gama de productos para cada necesidad, así como diferentes tamaños y texturas, invisibles o de larga duración.

Consejo de Experto: ¿Por qué hay que cubrir las heridas?

Incluso cuando los accidentes sucedan inesperadamente, tratá de tomarte un momento para proteger tu herida en lugar de dejarla secar al aire libre. ¿Por qué? Porque al protegerla, propiciarás las condiciones óptimas para que tu piel pueda sanar rápidamente y sin interrupciones.

Dr. Rainer Wolber, Investigación y Desarrollo, Beiersdorf AG
Todas las funciones de una venda
© Curitas

"En cada herida la función protectora de la piel es dañada. El objetivo de cubrir la herida no solamente es protegerla, también es propiciar las condiciones ideales para que la piel pueda realizar el proceso de curación y cicatrización sin mayores interrupciones, y así recuperar lo antes posible su estructura saludable".

"UN APÓSITO PROTEGERÁ TU HERIDA Y AYUDARÁ A MEJORAR EL PROCESO DE CURACIÓN DE TU PIEL"

En el tratamiento de heridas menores cotidianas, las vendas y vendajes...

  • Protegen tu herida de influencias externas, y previenen infecciones y contaminación de la herida.
  • Aseguran la absorción de sangre y secreciones.
  • Reducen el dolor y el trauma mecánico al mínimo al retirar la curación, y te hacen más cómodo el proceso.

SOLUCIONES

La primera elección para los Primeros Auxilios: Algunos productos que te pueden ayudar.

Encontrar la curación adecuada nunca había sido tan sencillo: Simplemente confía en los productos de Curitas que deberían estar en todos los Botiquines de Primeros Auxilios.


PREVENCIÓN

No es sencillo prevenir heridas menores y raspones.
Tropezar con la punta de un mueble o soltar accidentalmente un cuchillo de cocina son situaciones muy comunes. Antes de que te des cuenta ya estás sangrando y preguntándote si te va a quedar una fea cicatriz.
Una herida no tiene que ser muy grave o profunda para dejar marcas o cicatrices.
Afortunadamente, es muy sencillo prevenir la aparición de algunas cicatrices y reducir otras.
Sigue los siguientes consejos y tendrás una historia de accidente que contar, pero sin una cicatriz que pueda confirmarla.

La mejor prevención para las cicatrices: Un buen cuidado de las heridas.

La mejor manera de prevenir una fea cicatriz o disminuir su apariencia, es cuidar adecuadamente la herida. Seguí estos dos sencillos pasos:

01

1. Limpiá muy bien la herida fresca o raspón. Una limpieza adecuada te ayudará a prevenir infecciones y a promover el mejor alivio posible. Puedes hacerlo con un paño limpio y seco, o bien enjuagando con agua fría.
Los irritantes como jabones ásperos no son buenos para limpiar heridas menores. De hecho, estas sustancias pueden retrasar el proceso de curación.
Se recomienda una desinfección adicional, para ello puedes utilizar el Spray para Heridas de Curitas.

2. Protegé la herida con un producto de curación adecuado. Esto ayudará a que sane sin mayores interrupciones, previniendo que las bacterias o suciedad entren en la herida o la irriten.
Elegir una vendita de Curitas te ayudará a acelerar el proceso de curación y a reducir la aparición de cicatrices. (También ve: 5 buenas razones para curar las heridas en húmedo).

02

No te arranques las cascaritas
Inmediatamente después de que sufrís algún corte o raspón, tu cuerpo comienza a curar la herida. Los glóbulos blancos, fibrinas y plaquetas crean un coágulo alrededor de la herida, y en muy poco tiempo se forma una cascara. Si arrancas esta cascara además de abrir nuevamente la herida puedes introducir bacterias en ella y hacer que se forme una cicatriz más grande.


Siempre consultá a tu médico si la herida es profunda, si no deja de sangrar o si presenta signos de infección como enrojecimiento, inflamación o temperatura local.
Buscá ayuda médica si no puedes limpiar adecuadamente la herida.
En caso de que tengas diabetes es muy importante darle un cuidado especial a las heridas. Siempre consultá cualquier duda que tengas con tu médico y/o podólogo, incluso para el tratamiento de heridas menores y grietas en la piel, especialmente en tus pies.

Por favor considerá que ninguno de los consejos que aquí te damos sustituye a la asesoría médica.
Leé cuidadosamente las instrucciones para el uso de nuestros productos en su empaque correspondiente.
Importante: Consultá a un profesional de la salud en caso de cualquier incertidumbre relacionada al tratamiento adecuado de las heridas.

La información proporcionada por este sitio web no debe ser utilizada como asesoría para el diagnóstico o tratamiento de enfermedades o problemas de salud. Si tenés o sospechás tener algún problema de salud, deberías consultar a tu médico. Nunca ignores la asesoría médica profesional ni tardes en buscarla por haber leído cualquier tipo de información proporcionada en este sitio web.

Para mayor información relacionada con los productos de Curitas, por favor contáctanos vía correo electrónico a la dirección: phc@beiersdorf.com
Lee cuidadosamente las instrucciones de nuestros productos en su empaque correspondiente.