Cortes y Raspones

¿Alguna vez te has cortado o has sufrido de un rasguño?
Atendelo de la manera apropiada para que tu piel pueda recuperarse rápidamente.

ACERCA DE

Afortunadamente, en la actualidad las heridas más comunes son heridas menores que pueden ser fácilmente atendidas con un apósito.
Ya sea que te hayas cortado al estar picando vegetales, te hayas raspado la piel contra una pared o hayas caído sobre tus manos, una venda puede encargarse de estas heridas menores y ayudarte a que cicatricen mejor.

¿Qué tipo de herida es?

Una cortada con los bordes abiertos
© Curitas
Un raspón que alcanza terminales nerviosas
© Curitas

Cortes: Un corte es un área de piel lastimada que ha sido penetrada por una superficie filosa como un cuchillo, una pequeña herramienta o el filo de una hoja de papel (los cortes con papel son muy dolorosos).
La herida por lo general sangra y está abierta por los bordes.

LOS RASPONES PUEDEN DOLER PORQUE TODAS LAS TERMINALES NERVIOSAS SE ENCUENTRAN POR DEBAJO DE LA PIEL.

Raspones: Es muy sencillo rasparse al caer de rodillas, con las manos o codos sobre una superficie áspera. Por lo general estos raspones ocurren en las capas superiores de piel, por lo que no son tan dolorosos.
Los raspones pueden ser dolorosos cuando se lastiman las numerosas y muy finas terminales nerviosas justo por debajo de la piel.


TRATAMIENTO

Cómo tratar heridas menores como una cortada o un raspón

Paso 1

Recordá siempre lavar bien tus manos antes de tratar una herida. Cualquier fisura en la piel puede ser susceptible a la penetración de bacterias.

Paso 2

Limpiá cuidadosamente la herida, eliminando cualquier tipo de polvo o suciedad. Utilizá un paño de algodón limpio y húmedo o enjuágate con agua fría. Secá muy bien la herida antes de colocar una venda limpia.
No retires objetos adheridos a la piel, deja el trabajo en manos de una enfermera o médico. Generalmente se recomienda desinfectar la herida.

Paso 3

En cualquier caso, cubrí el corte o raspón con un apósito. Esta protegerá el área lastimada de la fricción, bacterias y contaminación al absorber los líquidos propios de la herida, creando las condiciones ideales para que pueda sanar sin que nada la interrumpa.
Consejo: Los apósitos de Curitas ayudan a la protección de heridas reduciendo el riesgo de infección.


Algunos pasos sencillos para tratar las heridas:

01

Asegurate de lavar muy bien tus manos antes de colocar un apósito en tu herida, o bien utiliza guantes quirúrgicos desechables. Esto limitará el riesgo de infección.

Una herida menor pronto dejará de sangrar.
Si no lo hace, aplica un poco de presión sobre el área afectada con una almohadilla de gasa hasta que se detenga el sangrado.

02

03

Si el sangrado continua, mantené la presión y coloca más gasas sobre la herida. Buscá asistencia médica.

Limpiá cuidadosamente la herida y eliminá cualquier tipo de polvo o suciedad. Utiliza un paño de algodón limpio y húmedo, o enjuágate con agua fría. Después secá muy bien la herida antes de colocar una venda limpia.
No retires objetos adheridos a la piel, deja el trabajo en manos de una enfermera o médico.

04

05

Desinfectá la herida y cubrí el área lastimada con un producto de curación apropiado, como una almohadilla para heridas, una compresa o una venda adhesiva.

Mantené limpios todas los cortes y cambia la curación de manera regular.

06


Consejos adicionales para cuando se tratan las heridas de otra persona:

01

Mantené la calma y dale confianza a la persona herida, incluso cuando el sangrado sea muy abundante. Decidí si la persona necesita asistencia médica profesional, y si no estás muy seguro, es mejor que pidas ayuda.

Con niños: Explicales lo que estás haciendo, esto podría ser algo doloroso pero muy pronto se sentirán mejor.

02


CÓMO PROTEGER UNA HERIDA

¿NO ES MEJOR QUE LAS HERIDAS MENORES SEQUEN AL AIRE LIBRE, EN LUGAR DE PONERLES UN APÓSITO?

01

No. Existe un mito que asegura que al dejar descubiertas las heridas menores se aliviarán más rápido, pero sucede todo lo contrario. La investigación muestra que las heridas al ser cubiertas se alivian de una manera más eficiente y presentan un menor riesgo de infección.
Los productos de Curitas brindan protección segura hasta que la herida se ha curado por completo.

¿CUÁNDO DEBERÍA CONSULTAR A UN MÉDICO?

Te recomendamos contactar a un médico en las siguientes circunstancias:

  • Si la herida es profunda y el sangrado es abundante.
  • Si la herida presenta signos de infección, como enrojecimiento, temperatura local, dolor e inflamación.
  • Si tiene adheridos objetos externos.
  • En caso de una mordida de un animal o de otra persona, o en caso de que haya contacto con sangre de algún animal.
  • Si la herida se encuentra en el área del rostro.
  • Si la vacuna para el tétanos es insuficiente.
  • Y por supuesto, ante cualquier duda o situación incierta.

02

¿QUÉ TAN SEGUIDO DEBERÍA CAMBIAR MI APÓSITO?

03

Por lo general, las curaciones y apósitos deberían cambiarse diariamente por motivos de higiene.
Si utilizás un parche más avanzado como los de Curitas, que te brindan las condiciones óptimas de humedad para curar las heridas, se recomienda dejarlo actuar al menos por dos días o más para no interrumpir el proceso de cicatrización.

PARECE QUE MI HERIDA SE HA INFECTADO Y ESTÁ SUPURANDO, ¿QUÉ PUEDO HACER?

Contactá a tu médico o enfermera tan pronto como detectes los primeros signos de infección. La supuración no es el único síntoma de infección: también deben tomarse en cuenta el enrojecimiento de la herida, inflamación, temperatura local, dolor, comezón o ardor. En caso de infección la herida necesitará de asistencia médica y un tratamiento médico especial.

04

GUÍA DE APÓSITOS - LOS ESPECIALISTAS

Aplicar la venda adecuada puede ser muy cómodo y te ayudará a acelerar el proceso de cicatrización de la herida. Descubrí cuál es el mejor apósito para vos.

01

Los especialistas en elasticidad.
Echale un vistazo a los Apósitos Tela Elástica de Curitas: Están hechos con un material flexible que deja respirar a la piel. Son muy adecuados para articulaciones y partes del cuerpo que tienen movimiento.


SOLUCIONES

Algunos productos que te pueden ayudar

Siempre cubrí tu herida. Tené a la mano apósitos de diferentes tamaños, para que siempre tengas disponible el producto más adecuado para las necesidades del momento.
Te damos algunas sugerencias de la línea de productos de Curitas:


PREVENCIÓN

CONSEJOS

01

Siempre tené mucho cuidado cuando utilices objetos filosos, y si es necesario utiliza un buen equipo de protección.

En la cocina picá los alimentos lejos de vos, y recuerda que los cuchillos filosos son menos peligrosos que los cuchillos sin filo, pues atraviesan los objetos con mayor facilidad.

02

03

Al pasarle las tijeras a otra persona, trata de dárselas dirigiendo el extremo filoso hacia otra dirección para no lastimarla.

Es imposible evitar todas los cortes y raspones. Mejor asegurate de tener en casa un botiquín de primeros auxilios lo más completo que puedas. Buscá aquí algunos consejos útiles de lo que debe contener.

04

No te arranques las cascaritas. Inmediatamente después de haberte cortado o raspado el cuerpo, la herida comienza a sanar. Los glóbulos blancos de la sangre comienzan a atacar a las bacterias causantes de las infecciones. Por su parte, los glóbulos rojos de la sangre, fibrinas y plaquetas crean un coágulo alrededor de la herida, y en muy poco tiempo se forma una cascarita.
Si te arrancas las cascaritas además de abrir nuevamente la herida puedes hacer que las bacterias se introduzcan en ella, además de ocasionar que se forme una cicatriz más grande.


Siempre consultá a tu médico si la herida es profunda, si no deja de sangrar o si presenta signos de infección como enrojecimiento, inflamación o temperatura local.
Buscá ayuda médica si no puedes limpiar adecuadamente la herida.
En caso de que tengas diabetes es muy importante darle un cuidado especial a las heridas. Siempre consultá cualquier duda que tengas con tu médico y/o podólogo, incluso para el tratamiento de heridas menores y grietas en la piel, especialmente en tus pies.

Por favor considerá que ninguno de los consejos que aquí te damos sustituye a la asesoría médica.
Leé cuidadosamente las instrucciones para el uso de nuestros productos en su empaque correspondiente.
Importante: Consultá a un profesional de la salud en caso de cualquier incertidumbre relacionada al tratamiento adecuado de las heridas.

La información proporcionada por este sitio web no debe ser utilizada como asesoría para el diagnóstico o tratamiento de enfermedades o problemas de salud. Si tenés o sospechás tener algún problema de salud, deberías consultar a tu médico. Nunca ignores la asesoría médica profesional ni tardes en buscarla por haber leído cualquier tipo de información proporcionada en este sitio web.

Para mayor información relacionada con los productos de Curitas, por favor contáctanos vía correo electrónico a la dirección: phc@beiersdorf.com
Lee cuidadosamente las instrucciones de nuestros productos en su empaque correspondiente.